Gato Angora Turco

El gato Angora Turco (Ankara kedisi) es una raza de gato doméstico. Los angora son la raza más antigua, originaria de la región de Ankara, en Turquía central.

Pese a ello, el término angora ha sido aplicado injustificadamente para designar a cualquier gato de pelo corto, negro y lacio, sin importar su origen o raza. Así, muchos gatos comunes de pelo largo, o incluso mayas sin pedigrí, se denominan erróneamente “angoras”.

 

gato angora turco salud

Origen y leyenda del Angora

Es conocido como Gato Angora Turco debido a su origen procedente de la zona central de Turquía, en la región de Ankara. Allí son denominados Ankara kedi, por ser considerados un símbolo de pureza.

Es muy posible que el Angora Turco, sea el pariente lejano de una antiquísima raza de gatos que habitaba el Cáucaso. Estos pudieran ser ya gatos de pelo largo para aumentar su supervivencia, debido las bajas temperaturas de su lugar de origen.

Bien pudieron llegar a Turquía en el siglo IX en las rutas comerciales establecidas entre Turquía e Irán o Persia y cruzarse con gatos autóctonos, dando lugar tanto al Angora Turco, como al Persa.

Dicen algunas teorías que su llegada a los países nórdicos se debe a los Vikingos en el siglo X, pudiendo incluso dar origen a otras razas como el Bosque de Noruega.

Incluso se afirma que el Maine Coon, pudiera surgir del cruce de los primeros Angoras llegados de Oriente, con gatos que vivían en Main.

En tiempos más actuales, la cría sin control durante el siglo XX, puso en peligro su línea de ascendencia, pero se sabe que gracias a un programa específico de crianza del Angora, en el zoo de Ankara, permitió recuperar la raza.

Características del gato Angora Turco

El angora turco, denominado en Turquía Ankara kedisi, llegó incluso a considerarse gato nacional, y no es de extrañar, pues este felino elegante, fuerte, de hasta 5 kg de peso cautiva a muchos con un pelaje largo que se caracteriza por su tacto sedoso. Al no tener manto inferior, queda pegado al cuerpo y no supone un gran esfuerzo a la hora de cuidarlo.

El clima de su lugar de origen es la razón por la cual, en invierno, desarrolla un pelo denso y tupido con un collar marcado, pero que en verano se vuelve corto, ligero y sedoso. Esta raza se adaptó perfectamente a los calurosos veranos y a los fríos inviernos de las zonas montañosas de Anatolia y el Cáucaso.

La cola del angora turco es larga y muy espesa. Su cuerpo, elegante con largas patas, le hace parecer tierno, pero ¡no hay que dejarse engañar! Su cráneo tiene un aspecto cuneiforme desde la base de las orejas hasta la punta de la nariz. Los ojos almendrados y ligeramente oblicuos hacia arriba son uno de los rasgos más característicos de la raza, aunque las orejas también destacan, muchos criadores prefieren que los pabellones auriculares sean grandes, abiertos y con la punta fina.

La apariencia de la raza ha cambiado a lo largo de los años; se la conoce desde el siglo XV y tiene una larga historia tras de sí. Este gato procedente de Turquía, que posteriormente se llevó a Europa, exhibía una complexión muy fuerte y robusta; sin embargo, ahora, los criadores y las organizaciones de cría optan por los ejemplares modernos, más bien delgados.

Hasta la década de 1990, solo estaban admitidos los angora turcos de color blanco; actualmente, en Turquía, se sigue considerando que esta raza debe presentar pelaje blanco. A principios de los años 90, la FIFe (Fédération Internationale Féline) aceptó también aquellos con pelo de otros colores.

Desde entonces, todas las asociaciones reconocen los pelajes negros, rojizos, así como las diluciones y las variantes silver de estos colores. Asimismo, existen los ejemplares moteados o con patrón tabby. Sin embargo, las coloraciones no deseadas y no aprobadas son chocolate, fawn, lila y point.

A diferencia de otras razas felinas como el ragdoll, los ojos del angora turco pueden ser de todas las tonalidades: verde, ámbar, verde-ámbar, cobre, azul u ojos dispares; no existe relación alguna entre el color del pelaje y el de los ojos.

Carácter del gato Angora Turco

Los gatos de Angora, suelen ser dependientes de su amo. Desarrollan un gran vínculo con sus dueños y son devotos a la familia a la que pertenecen.

Incluso para un gato Angora es muy importante llamar tu atención, así que si no le prestas la atención necesaria, puede estar durante horas andando entre tus piernas, tus hombros o acostándose encima de ti.

El gato angora turco es un hermoso felino, mimoso y cariñoso con sus dueños, suele tolerar de uno a máximo dos personas para su convivencia, pero lo bueno es que este felino se adapta fácilmente a cualquier ambiente, lo importante para ellos es estar con sus dueños, a quienes seguirán y cuidaran siempre, sin duda alguna el mejor gato de compañía para aquellos amantes de “la soledad”.

gato angora turco origen

Alimentación del gato Angora Turco

Como raza sana y robusta que es, el angora turco no requiere cuidados ni alimentos especiales. La mejor base para una vida larga y saludable es la comida de alta calidad rica en proteínas. Puesto que son carnívoros, necesitan ingerir proteínas; por el contrario, solo son capaces de asimilar pequeñas cantidades de hidratos de carbono, y la ingesta elevada de los mismos puede derivar en enfermedades asociadas como la diabetes.

«Eres lo que comes» es una frase recurrente que puede aplicarse también a nuestros gatos. Se ha demostrado científicamente que saben identificar perfectamente qué comida es buena para ellos. Tienen preferencia por los alimentos cuya composición se asemeja a la de los ratones ―la base de la nutrición de los gatos carnívoros―. Esta presa se compone de un 85 % de carne, incluidos la carne magra, el tejido conectivo y los órganos.

El porcentaje restante lo conforman los componentes vegetales que se encuentran en el tracto gastrointestinal, junto con los huesos y el pelo. Un ratón, suele contener entre un 50 % y un 60 % de proteínas, un 20 % o 30 % de grasa y un porcentaje del 3 al 8 % de carbohidratos procedentes del tracto gastrointestinal del animal. La comida más adecuada para un gato es aquella que posee unas proporciones similares a estas.

En contra de lo que cabría esperar, resulta muy sencillo averiguar qué contiene realmente la comida para gatos. En la etiqueta de cualquier alimento deben reflejarse los ingredientes con sus respectivas cantidades en orden decreciente. Huelga decir que la carne debería situarse en primer lugar. ¡Aunque no toda la carne es realmente carne! El término carne y subproductos animales hace referencia, además de a la carne magra, a todos los productos derivados y de desecho como los órganos, el pelo o los tendones.

No obstante, la alimentación únicamente a base de carne magra puede conllevar carencias nutricionales, por lo que es conveniente que el alimento en cuestión también incluya vísceras; si bien es cierto que no todas se pueden aprovechar bien, en particular, los productos de desecho como los cuernos o el pelo. En la etiqueta de la composición se encuentran no solo los ingredientes, sino también los componentes analíticos, un análisis químico cuantitativo de las sustancias que contiene la comida. En la mayoría de los casos pueden observarse los porcentajes de proteína bruta, grasa bruta, ceniza bruta, fibra bruta y humedad y, en ocasiones, también el contenido de vitaminas y minerales. Así puedes valorar fácil y rápidamente la calidad de los alimentos del mercado.

Aparte de una nutrición apropiada, un angora turco necesita acudir al veterinario cada año para que le administren las vacunas, le examinen la dentadura y para que aclaren las dudas que puedas tener. La revisión anual también suele incluir una breve exploración cardiaca y pulmonar para poder diagnosticar de forma temprana posibles enfermedades.

¡Ahora solo nos queda desearos a ti y a tu angora turco una fantástica vida juntos!

¿Cuánto vive un gato angora turco?

La esperanza de vida del gato Angora turco puede llegar hasta los 18 años, una cifra muy alta.

Salud del gato Angora Turco

El angora turco puede padecer una ataxia hereditaria de carácter autosómico recesivo. Estos gatos, que parecen tambalearse, sufren una afección neurológica que provoca problemas de coordinación. Muchos de los gatitos afectados, fallecen a una edad temprana. Con muchos cuidados, una ayuda especializada, la adaptación adecuada del hogar y una atención veterinaria específica, los gatos con ataxia pueden vivir muchos años. No se conoce el origen de esta enfermedad, pero lo que es indudable es que se trata de una patología congénita; los animales adultos no pueden contagiarse.

Por motivos genéticos, la deficiencia auditiva y la sordera se dan con frecuencia en los gatos blancos. También se tiene constancia de trastornos del equilibrio. Estos problemas no están relacionados con la raza concreta; muchos gatos de angora son completamente blancos y sufren estas enfermedades con cierta frecuencia.

Cuidados del gato Angora Turco

La limpieza diaria es importante, en los ojos, las orejas, las uñas y los dientes. En caso de no hacerla diaria, se debe hacer por lo menos 1 vez por semana.

Se deben limpiar cuidadosamente las esquinas de los ojos con un pañuelo humedecido y tener un lado del pañuelo para cada ojo, con el fin de no llevar infecciones de un ojo hacia el otro.

También, es importante mantener aseado su arenero. Son gatos muy exigentes con la limpieza y si no está limpio, puede llegar a defecar fuera del mismo, para hacértelo saber.

Algo interesante de los gatos de Angora, es que sólo tienen una capa de pelo. Apenas existe la capa interna. Esto evita enredos y nudos, lo cual hace muy fácil el cuidado de su melena.

Así que si los cepillas con un peine de dientes para pelo largo para eliminar el exceso de vello, un par de veces cada semana, es perfecto para conservar el sedoso aspecto del pelaje y evitar los temidos tricobezoares.

Sin duda alguna, el gato de Angora Turco es muy especial, esperamos que lo hayas conocido un poquito mejor. ¿Sabes algo más de este hermoso animal? ¿convives con él? no dudes en comentarlo en los comentarios y compártelo en esta gran comunidad catlover!

gato angora comprarComprar gato Angora Turco

Primero de todo, recordad que es un animal y tiene sentimientos, NO es un regalo. Requiere una serie de cuidados. Una vez explicado esto, podemos ir con los consejos. ¡Ya estáis más cerca de vuestro Gato Angora Turco.

  • Aseguraos de que responde vuestras dudas, que se descubre conocedor de la raza, y que se ofrece a realizar un seguimiento del cachorro después de la venta. ¿Se implica, o se limita a fijar un precio?
  • Ved si está recomendado por otros criadores, o si tiene referencias de clientes satisfechos.
  • Os dé garantías en relación a problemas de salud, físicos, hereditarios. ¿Entrega el cachorro con cartilla veterinaria, chip, vacunas, desparasitaciones y revisiones veterinarias al día?
  • Le pidáis que os muestre sus instalaciones y os deje ver a los ejemplares ¿Están éstos libres de enfermedades?
  • Y por último, recordad que los cachorros necesitan un mínimo de dos meses junto a su madre antes de ser entregados. Desconfiad de quien quiera acelerar el proceso.

En función del país existen más o menos criadores involucrados en la cría del gato angora turco, es como todo, si hay pocos el precio será más elevado que en aquellos lugares que existan más ejemplares para su venta, un animal para destinarlo a mascota o compañía puede rondar el precio de unos 100 a 200 euros. Si es para exposición el precio se elevará dado que los caracteres morfológicos que se persiguen son más trabajosos conseguirlos en su cría y selección.

gato angora turco cria

Gato Angora Turco
51star1star1star1star1star